Cuando uno piensa en anti gravedad o ingravidez se le viene a la cabeza el electromagnetismo y complejos mecanismos que únicamente gobiernos y gente poderosa tiene pero no, resulta que se puede hacer con materiales muy básicos.

Aunque los efectos contra la gravedad son mínimos, depende de la cantidad de acordeones que realice y su posición óptima además de que estos efectos son mas notorios en escala atómica como por ejemplo las alas de un escarabajo o nanotubos de carbono.

$ads={1}

Este experimento consiste en usar hojas de papel y doblarlas en forma de acordeón.

Viktor S. Grebennikov es el científico-naturalista, el entomólogo profesional, el pintor talentoso y, en general, un especialista bien educado con un amplio espectro de intereses. Para muchas personas y científicos en Rusia, es bien conocido como un descubridor del efecto estructural de la cavidad (CSE).

Peines de papel

Cortar 6 hojas de papel de oficina a lo largo y doblar cada una de ellas como un fuelle para que obtengas 10 bordes y 20 planos en cada uno. Apriete el fuelle para que las hojas estén cuadradas ahora, en lugar de rectangulares y péguelas una encima de la otra, girando cada hoja consecutiva horizontalmente 30 grados en el sentido de las agujas del reloj contra la inferior.

$ads={2}

A continuación, pegar juntos (preferiblemente fuera de papel oscuro) una "flor" cónica y multicapa con unas pocas docenas de pétalos y esponjoso los pétalos. Pruebe los emanadores sosteniendo la palma por encima de la "flor" y debajo del fuelle suspendido. Coloque el fuelle y luego la flor por encima de la cabeza de una persona sentada y registre sus sensaciones.

Panal artificial

Tomar una docena y media de cajas de huevos de supermercado papier-mache (variedad de 30 huevos), atarlos o pegarlos juntos (uno encima de otro) de tal manera que se unan los "dientes" entre sí en lugar de a los huecos.

Crecimiento acelerado de plantas debajo de la torre de tapas de huevos

Publica un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente